Plan provincial de drogas

La intervención realizada desde el marco de los tres planes provinciales de Drogodependencias existentes hasta la fecha, ha puesto en marcha un proceso imparable en el que se ha implicado a la Comunidad, la cual ha asumido la competencia y responsabilidad que le corresponde en materia de drogas, haciendo posible que la prevención de las drogodependencias sea realizada por toda la sociedad. Por ello y por que es la misma sociedad quien demanda la continuidad de la intervención iniciada, es por lo que se proyecta el IV Plan Provincial de Drogodependencias.

  • Servicios
    • Programas

      • Programas de divulgación
      • Control de la oferta, mediante información de la Legislación vigente
      • El buzón de las drogas
      • El teléfono de las drogas
    • Cursos
      • Cursos de formación para mediadores y agentes sociales
      • Cursos de formación para padres y madres, niños y jóvenes
    • Grupos
      • Los grupos-paracaídas (Población de riesgo)
    • >Encuestas y sondeos
    • Talleres
      • Talleres de ocio y tiempo libre
      • Actividades deportivas
  • Objetivos
    • Prevenir el consumo de sustancias adictivas legales e ilegales.
    • Formar en estrategias que favorezcan la práctica de conductas saludables.
    • Orientar y motivar a los drogodependientes, a través de los Centros de Acción Social, hacia los dispositivos de tratamiento.
    • Favorecer la integración social de la población afectada por el consumo de sustancias adictivas.
    • Conocer los comportamientos de riesgo en la población rural mediante la aplicación de sondeos técnicamente eficaces.
    • Asegurar mediante coordinación con los servicios de los Ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes la prestación integral y adecuada en la totalidad del territorio provincial de las competencias y responsabilidades mínimas señalas en el apartado 2 del Artículo 46 por el III Plan Regional sobre Drogas de Castilla y León.
    • Apoyar técnica y económicamente a los Ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, especialmente a los de menor capacidad económica y de gestión para desarrollar programas de prevención.